Dr Job Monobe/ agosto 3, 2019/ Buscando La Cura/ 0 comentarios

Una de las enfermedades incurables ante los ojos de la  medicina ortodoxa es la Artritis, teniendo que utilizar antiinflamatorios y quimioterapia para su control, siendo cada vez más limitante hasta el punto de no poder hacer nada por la deformación.

En la medicina complementaria existen varias técnicas que en la mayoría de los casos mejora la calidad de vida de los pacientes, pero en algunas ocasiones puede llevar a ser tan buena su calidad de vida como una persona normal.

Artritis significa inflamación de las articulaciones, que son la unión entre dos huesos, por ejemplo los nudillos de las manos o los codos. Existen varios tipos de artritis, algunas son consecuencia de un problema inmunológico (sistema de defensas) por ejemplo artritis reumatoide y  las otras  deformidades por carencias de nutrientes y exceso de tóxicos depositados en los espacios articulares por ejemplo la artritis por acido úrico o gota.

Las menos complicadas para su tratamiento son las tóxicas pero solo las mas francas son las que se pueden diagnosticar y las demás cursan sin un diagnostico exacto y por lo general son tratadas igual que una artritis reumatoide que depende la mayor parte de su problema de una reacción de las defensas mal entrenadas.

 

Debemos de contemplar que la presencia de una inflamación es parte de un mecanismo natural de defensa del cuerpo que nos esta indicando que algo anda funcionando mal dentro de esa estructura y que necesita algo, que en la mayoría de los casos  no sabemos exactamente que es, pero una vez encontrado  se auto revierte y sana; y en muchas ocasiones a eso le llamamos curación espontánea sin tener una explicación “Lógica” del por que y algunos médicos solo decimos que no fue la enfermedad que ellos pensaron y diagnosticaron, cerrándose a  la posibilidad de aprender mas de aquellos casos que realmente sanan de una manera “espontánea”  y aplicarlo en otros pacientes.

Existen técnicas de tratamiento no convencionales para el manejo de estas personas, dentro de los tratamientos existen ‘Moduladores de la Inflamación” no son antiinflamatorios, eso significa que tiene la capacidad de controlar, pero sin suprimir una inflamación y si partimos de que la inflamación es un mecanismo de autocuración de cuerpo humano, le dejamos funcionar, pero limitando el dolor. Los moduladores de la inflamación mas conocidos son medicamentos compuestos homeopáticamente y fitoterapeuticos (plantas) como el Harpagofito, Sauce, Ulmaria,  y plantas que ayudan a la remineralizacion de las estructuras óseas como lo es la Cola de Caballo, consuelda y algas marinas, por lo general se encuentra plantas en presentaciones de capsulas o extractos gotosos por lo que son fáciles de ingerir y localizar.

No importa de que tipo de artritis estemos hablando, todas las artritis tienen un trasfondo tóxico, emocional y se pueden mezclar con alteraciones inmunológicas y genéticas, por eso es necesario siempre tener en cuenta la prevención, ingiriendo cantidades adecuadas de aceites omega 3 pero libes de mercurio ya que en los mares la mayoría de los peces están contaminados con este metal pesado, el cual es causante de múltiples enfermedades como demencia, artritis y cáncer. También los alimentos germinados, flora intestinal, bajar ingesta de leche de vaca a menos que cuentes con un tipo sanguíneo B o AB, alta ingesta de vegetales crudos y jugos por la cantidad tan grades de enzimas que contiene. Es muy importante que todas aquellas personas que ya desarrollaron un problema articular cambien su régimen de alimentación a vegetarianismo, ya que las grasas animales producen en el cuerpo altas cantidades de sustancias que promueven inflamaciones como el acido araquidonico y una acidificación de la sangre, y mas importante aún es por ningún motivo ingerir puerco y sus derivados por su alta concentración de histamina, pero definitivamente el mejor amigo de las articulaciones es la Glucosamina vegetal que nos ayuda a la regeneración de las articulaciones pero combinada con la raíz de CURCUMA por la alta concentración de curcuminosidos ayuda a modular el sistema de defensas del cuerpo, ayudando a controlar la inflamación de una forma muy importante.

 

Para más información, asesorías o consultas dar clic aquí

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*