¿Tiene cura el asma bronquial?

¿Conoces la relación que tiene tu alimentación en la efectividad de los tratamientos de este padecimiento?

 

El asma bronquial es una alergia que se manifiesta en los bronquios generando una inflamación repentina y cierre parcial o total de los conductos respiratorios más pequeños, conocidos como bronquiolos, en el sistema respiratorio. Este padecimiento es más frecuente en niños y en ocasiones continua hasta su edad adulta, considerando como una afección que puede llegar a ser muy desesperante para quien la padece. Dentro de sus principales características se tiene dificultad para respirar, con presencial de silbidos (sibilancias) en el pecho y tos.

Desde el punto de vista médico ortodoxo este padecimiento “no tiene cura”, sin embargo esta opinión no es compartida por miles de médicos alternativos y neurópatas del mundo, ya que en la actualidad se cuenta con miles de casos documentados, donde se afirman curaciones totales de los síntomas de esta enfermedad  en etapa 1,2,3.

Para lograr la efectividad de los tratamientos de asma bronquial es importante ampliar el contexto de este padecimiento y para ello me centraré en las medicinas alternativas tales como el naturismo, homeopatía, medicina tradicional china y homotoxicología, ya que existen propuestas documentadas de la forma de tratar y prevenir dicha enfermedad.

Desde el punto de vista de la homotoxicología (homeopatía compleja),  existe una relación del asma bronquial con un fenómeno llamado HOMING, también conocido como “reacción inflamatoria cruzada entre mucosas”, entendiendo que mucosa es todo aquel tejido interno de nuestro cuerpo que produce moco como barrera de defensa contra lesiones; por ejemplo algunos de estos tejidos son la boca, esófago, estómago, intestinos, bronquios, senos paranasales, uréteres, uretra, vejiga, útero, trompas de falopio y vagina.

Esta reacción inflamatoria cruzada tiene inicio en los intestinos a través del “síndrome del intestino permeable” que significa que el intestino presenta verdaderos orificios que permiten la entrada al torrente sanguíneo de pedazos de alimento enteros, bacterias, hongos, parásitos y virus, donde al llegar al torrente sanguíneo genera una reacción inflamatoria, que da pie al fenómeno HOMING.

Este grupo de células y proteínas inflamatorias viajan por el torrente sanguíneo hasta llegar a otra mucosa y generar el mismo efecto inflamatorio a distancia. Esto explica porque hay crisis asmáticas que son provocadas por problemas digestivos o hay problemas respiratorios que ocasionan gastritis en algunas personas. Una de las primeras personas que hablo de este fenómeno fue el Dr Medardo Rosales del hospital de pediatría de Cali Colombia, y se refiere a este fenómeno como Síndrome de Mucosas Irritadas.

Una de las principales recomendaciones para tratar el asma bronquial, partiendo de lo antes mencionado, es el consumo probióticos, partiendo de que uno de los principales motivos de que el intestino se vuelva permeable (poroso) es por la disbiosis intestinal (alteración de las bacterias buenas y malas del intestino). Por eso es necesario la siembra constante de probióticos, que no son otra cosa que bacterias benéficas que normalmente habitan en el tubo digestivo, pero que por los malos hábitos alimenticios, exceso de antibióticos o enfermedades se ve alterado dando inicio al crecimiento de bacterias nocivas que provocan inflamación y perforación de la mucosa intestinal.

Es imperante mencionar que no todos los lactobacilos son iguales, ya que hay algunos que no resisten el paso por los ácidos estomacales y nunca llegan al intestino que es donde deberían de habitar, por lo que es necesario considerar que si ingieres lactobacilos, primero que sea la cantidad suficiente (arriba de 12,000 millones de lactobacilos) y segundo que sean bacterias garantizadas que sobre pasen los ácidos del estómago.

 

Además este fenómeno hace muy importante que conozcamos que sustancias o alimentos generan a irritación de las mucosas digestivas, a fin de disminuir o eliminar su consumo con el objetivo de prevenir factores inflamatorios o que estimulen la mucosa. Estos alimentos son: leche de vaca, crema, helados, tabaco, exceso de azucares, colorantes artificiales y algunos condimentos irritantes.

 

Una vez librados de los factores detonantes, es necesario considerar aumentar las defensas con el consumo de vitaminas como lo es el caso de la vitaminas D, Vitaminas C, antioxidantes como bioflavanoides y ácidos grasos omega 3. En especial los omega 3 son de suma importancia, ya que activan la cadena de las prostaglandinas antiinflamatorias que ayudan a mejorar y prevenir las crisis asmáticas.

También hay plantas medicinales que tienen un poder excepcional en el tratamiento del asma bronquial. Por ejemplo el aceite esencial de eucalipto, es un expectorante y broncodilatador, que se puede utilizar tomado o inalado.  El Grodolobo es una planta medicinal expectorante y al igual que el eucalipto también es antibiótica natural.

Por otra parte, una recomendación adecuada para el manejo del asma es la limpieza hepática (hígado),  ya que darle salida a las toxinas impregnadas en los tejidos ayuda a prevenir procesos inflamatorios de autoprotección de nuestros diferentes sistemas.

Resumen gráfico:

 

Las 4 dimensiones de la salud en el asma bronquial

 

 

Nota: Si te encuentras interesado en saber más al respecto del tema, como consegir por productos y simplemente recomendaciones estras puedes entrar a nuestro chat en vivo o enviame un correo a través de contacto.

 

 

1.Metaanálisis en ensayos clínicos aleatorizados controlados de acupuntura para el asma. Colegio de Acupuntura y Masaje, Universidad de Changchun de TCM, Changchun 130117, China. 86216128@163.com

 

2.Vitamina D para el tratamiento del asma

Cochrane Database Syst Rev. 2016 Sep 5; 9: CD011511. Epub 2016 Sep 5. PMID: 27595415

 

3.Consumo de frutas y verduras y riesgo de sibilancias y asma: una revisión sistemática y metaanálisis.

Nutr Rev. 2014 Jul; 72 (7): 411-28. Epub 2014 jun 19. PMID: 24947126

 

 

Un comentario en “¿Tiene cura el asma bronquial?

  • el abril 24, 2018 a las 5:35 pm
    Permalink

    Muy buena información doctor, Gracias por compartirla.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *